Blog home/People/El Pueblo y Los Bosques Venezolanos Sufren a Medida que Avanza la Minería de Oro
Search the GFW Blog
Stripped earth at an Arco Minero gold mine in Venezuela.

Stripped earth at an Arco Minero gold mine in Venezuela. Photo by Vilisa Morón-Zambrano.

Posted on March 25, 2021
Languages Read in english
Subscribe to the
GFW newsletter

El Pueblo y Los Bosques Venezolanos Sufren a Medida que Avanza la Minería de Oro

Posted on March 25, 2021
Languages Read in english
Subscribe to the
GFW newsletter

La minería en el Amazonas es una amenaza generalizada para la selva tropical más grande del mundo — y va en aumento. Los precios del oro se dispararon el verano pasado y se han mantenido altos. Los paquetes de estímulo relacionados con COVID-19 respaldaron los precios del oro, y la amenaza económica planteada por la pandemia hizo que los inversores se inclinaran en poner su dinero en el aparentemente estable oro. La demanda del metal se ha acelerado. Y donde ha crecido la demanda, ha seguido la deforestación y las violaciones de los derechos humanos.

Las selvas tropicales y la población de Venezuela se han visto particularmente afectadas por la extracción de oro, donde las estimaciones indican que entre el 80% y el 90% se extrae ilegalmente.

La minería de oro reemplaza a la industria petrolera, con el potencial de ser igual de destructiva

Venezuela ha dependido históricamente de las industrias extractivas; hasta hace poco, la economía del país se basaba en la extracción de petróleo controlada por el gobierno. Después de que la industria petrolera colapsara debido al desmoronamiento de la infraestructura, el gobierno buscaba una forma de impulsar la economía y el oro ofrecía un potencial bálsamo.

En 2016, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció planes para el Arco Minero que designa 112.000 kilómetros cuadrados de selva tropical al sur del río Orinoco para la extracción de oro y coltán (un mineral utilizado en muchos productos electrónicos).

El plan del Arco Minero contradice explícitamente los estándares ambientales establecidos en la constitución del país. Muchas de las minas están dirigidas por bandas venezolanas o grupos guerrilleros de Colombia bajo la protección del ejército venezolano, lo que crea un panorama de anarquía.

La extracción ilegal de oro había estado ocurriendo al sur del Orinoco desde antes del Arco Minero, pero nunca en una escala tan masiva. César Romero, ingeniero metalúrgico, director de la Fundación Cerlas y cofundador de “Plataforma contra el Arco Minero”, una organización activista que se opone a la minería, recuerda su conmoción por la cantidad de territorio aprobado para la minería.

“Cuando leí el decreto, no podía creer la dimensión. La actividad minera era mala antes, pero el Arco Minero lo hizo enorme”, dijo Romero. “El área establecida por el decreto es más del 12% del territorio nacional, más grande que Cuba y algunos países europeos”

Un arco de destrucción devorando la selva tropical

Desde la declaración del año 2016, la minería ha proliferado, transformando los estados de Bolívar y Amazonas donde se concentra la mayor parte de la actividad.

Vilisa Morón-Zambrano, presidenta de la Sociedad Venezolana de Ecológica (SVE) que investiga los impactos ecológicos del Arco Minero desde 2016, ha viajado a la región varias veces y remarcó lo rápido que han cambiado las cosas.

“En 2014 estuve allí por turismo y la minería no era evidente. Pero en febrero pasado, una vez que pasas por algunas de las principales ciudades y encuentras la carretera a Brasil, es impactante, se ve por todos lados”, dijo Morón-Zambrano. “Ves gente con equipo artesanal para la minería caminando, y también puedes ver sitios de plantas de extracción a plena vista”.

Los datos de Global Forest Watch (GFW) muestran un aumento en la pérdida de bosques primarios en Venezuela en 2016, y la pérdida en los años siguientes aún no ha vuelto a los niveles anteriores a 2016. El 74% de la pérdida desde 2016 ocurrió en el estado de Amazonas y Bolívar.

La destrucción se puede ver desde el espacio. Las imágenes satelitales de Las Claritas, un pueblo minero en el estado de Bolívar, muestran cicatrices de color canela que se extienden hacia el bosque, que de otra manera es denso. Desde 2016, Bolívar ha perdido 74,600 hectáreas de bosque primario. Amazonas ha perdido 76,850 hectáreas, que es casi 1,5.

Gold mining town in the Arco Minero.Pérdida de cobertura arbórea (rosa) en los alrededores del poblado minero Las Claritas, en el estado Bolívar, al sur del río Orinoco.

Los bosques de Venezuela son vitales para el patrimonio natural mundial

Venezuela es considerada uno de los países “megadiversos” del mundo – 17 países que albergan la mayoría de las especies de la Tierra. Más del 60% del país está cubierto en bosques naturales que albergan especies amenazadas como el jaguar y el oso hormiguero gigante. La mitad sur del país se extiende por las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco, así como por el espectacular paisaje de pilares de piedra, llamados tepui, y la cascada más alta del mundo, el Salto Ángel.

El 70% del sur de Venezuela está técnicamente protegido por 8 parques nacionales, 2 reservas de biosfera y 19 monumentos nacionales. Pero estas designaciones presentan solo una pequeña disuasión contra el avance de la minería. La minería se ha extendido como la pólvora desde el área designada del Arco Minero invadiendo los Parques Nacionales Canaima y Yapacana.

El proceso de extracción de oro es muy destructivo. Despoja de árboles y de la capa superficial del suelo, provocando erosión. El mercurio, una sustancia química tóxica que se utiliza para amalgamar partículas de oro, puede ser transportado por kilómetros por los ríos y acumularse en los cuerpos de los peces y otros organismos. El río Orinoco desemboca en el Atlántico, donde la contaminación puede afectar la pesca en las naciones del Caribe.

Los indígenas venezolanos se ven afectados de manera desproporcionada

El aumento de la actividad minera no regulada ha traído consigo una avalancha de abusos contra los derechos humanos. Las ciudades mineras están plagadas de drogas, prostitución, violencia y enfermedades. Las muertes a menudo son el resultado de condiciones laborales inseguras en las minas.

La población indígena de Venezuela se ha visto afectada de manera desproporcionada. La mayor concentración de pueblos indígenas en Venezuela vive al sur del Orinoco y se les ha dado poca o ninguna voz en el desarrollo de su región. Vladimir Aguilar, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Los Andes, trabaja con pueblos y comunidades indígenas para ayudarlos a definir las fronteras de su territorio y defender sus derechos territoriales. Él estima que aproximadamente la mitad de las comunidades indígenas en Venezuela han sentido impactos directos o indirectos de las minas.

Comunidades como los pemón, yanomami y ye’kuanas han tenido que abandonar sus tierras ancestrales al ser invadidas por mineros y grupos armados, o trabajar en las minas para sobrevivir, enfrentando la amenaza de la violencia de los grupos armados y el aumento del costo de vida. Esta gran alteración de sus formas de vida tradicionales ha estrangulado la cultura indígena y Aguilar teme que, una vez desaparecida, sea irremplazable.

“Lo horrible es que una vez que se pierde una cultura, se pierde parte de la humanidad. En Venezuela, siempre fue la suma de culturas, incluidas las culturas indígenas, por lo que estamos perdiendo una parte de nuestra identidad nacional. Una vez que pierdes eso, desaparece para siempre”, dijo Aguilar.

Los impactos también se están extendiendo más allá de las fronteras de Venezuela. Las ciudades mineras a menudo tienen mayores tasas de malaria y otras enfermedades. Según Romero, a medida que la gente ha huido de las condiciones en Venezuela, esas enfermedades siguen, creando un problema de salud pública regional. “Ahora hay casos de malaria, difteria, sida…” dijo Romero. “Se estima que 6 millones de personas han salido de Venezuela, en su mayoría a países limítrofes, caminando por carreteras y montañas y luego afectando a todos aquellos países vecinos con estas enfermedades”.

Detener el daño requerirá un cambio en el sistema nacional e internacional

Para ver un cambio real en la región, Morón-Zambrano dice que el régimen de gobierno debe cambiar. Pero la comunidad internacional puede tomar algunas acciones para mitigar el impacto. Un mercado de oro que se abastece de oro de manera responsable, reciclando productos electrónicos, controles más estrictos sobre la venta de mercurio y compras responsables por parte del consumidor, dijo, podrían ayudar a reducir la presión sobre la gente y los bosques de Venezuela. Una mayor conciencia del alcance del problema también podría ayudar a impulsar la acción.

Pero Morón-Zambrano también ve esperanza en las personas que trabajan para cambiar la situación desde adentro.

“Lo que más me impactó fue que había personas que querían hacer las cosas de manera diferente, a pesar de todos los enormes desafíos. Gente que se está organizando para planificar y revertir el daño que está pasando hoy, gente con grandes ideas”, dijo Morón-Zambrano.

Aguilar dijo que, a pesar de la terrible situación, la gente al sur del Orinoco es resistente. “Tienen esperanza, eso es parte de su cultura”, dijo Aguilar. “Hubo un filósofo alemán que dijo, ‘el destino no es lo que pasó, sino hacia dónde vamos’. Vamos con fuerza y ​​esperanza”.

Latest articles

Indigenous community monitors in Copal Urco plan a patrol to monitor deforestation

Supplied with Tech, Indigenous Forest Monitors Curb Deforestation

A recent study shows that indigenous forest monitors equipped with satellite data saw a 52% reduction in deforestation in the first year.

A community group in Aceh, Indonesia uses Forest Watcher to monitor deforestation

VIDEO: Patrol the Leuser Ecosystem with Forest Defenders at HAkA

It’s the last place on Earth where orangutans, Sumatran rhinos and elephants and tigers still roam wild together, and it’s under threat. The Leuser ecosystem in Indonesia is a hotspot for biodiversity and a vital carbon sink, but encroachment from logging and oil palm and rubber plantations is eating away at the forest. Forest, Nature and Environment of Aceh (HAkA), an organization dedicated to protecting the environment in Indonesia’s […]

Stripped earth at an Arco Minero gold mine in Venezuela.

Venezuelan People and Forests Suffer as Gold Mining Advances

The Arco Minero — a massive gold mining operation — has threatened Venezuela’s forests and the Indigenous communities that live there.

fetching comments...